Botox para la incontinencia

El botox se encuentra actualmente en una serie de ensayos clínicos para su uso en el tratamiento de la incontinencia, y algunos médicos privados ya han empezado a usarlo para ayudar a las personas que sufren de falta de control de la vejiga.

Botox para la incontinencia

Los médicos han creado una forma estéril y purificada de la toxina botulínica que se inyecta directamente en los músculos. La toxina botulínica bloquea la liberación de acetilcolina, una sustancia química secretada por las células nerviosas que dan la señal de las contracciones musculares. En aplicaciones cosméticas, esto hace que los músculos debajo de la piel se contraigan con menor frecuencia y den lugar a la eliminación de las arrugas del entrecejo.

Botox para la incontinencia

Los médicos creen ahora que la capacidad de botox para interferir con las contracciones musculares pueden ser de utilidad en el tratamiento de la incontinencia de urgencia. La incontinencia de urgencia consiste en la necesidad repentina e incontrolable de orinar, y es a menudo causada por problemas con el sistema nervioso. Por ejemplo, los músculos de la vejiga de repente sufren espasmos, lo que provoca la necesidad de orinar, o el músculo del esfínter que controla el flujo de la orina por la uretra se contrae sin control.

El botox se utiliza como tratamiento para la incontinencia de la siguiente manera. Se inyecta el botox en los músculos que controlan la vejiga, para relajarlos y prevenir los espasmos. La relajación de los músculos de la vejiga también crear más capacidad en la vejiga para retener la orina. El botox también puede ser inyectado en el esfínter urinario, haciendo que se relaje y permita el flujo de orina.

botox como tratamiento de la incontinencia

El botox como tratamiento de la incontinencia: Motivos de preocupación y Desventajas

Algunas de las preocupaciones sobre el uso de botox como tratamiento de la incontinencia es que aún se está estudiando en ensayos clínicos. Estos incluyen:

  • Descubrir el potencial de botox para paralizar la vejiga.
  • La posibilidad de que el botox se extienda a partir otros músculos específicos: Los médicos están preocupados por que el botox pueda filtrarse y causar parálisis de los otros grupos de músculos cercanos.
  • La necesidad de repetir el tratamiento a menudo. El botox desaparece, es decir, el paciente tendría que volver al menos una vez al año para volver a inyectarse botox.

Cómo encontrar botox para tratar la incontinencia

Si sufres incontinencia, lo más seguro es que acudas a tu médico de cabecera para que sea él mismo el que se encargue de elegir el tratamiento adecuado para tu caso. En caso de no estar de acuerdo con su tratamiento, puedes acudir a un médico privado.